México desvela nuevos datos de los homicidios en 2017

Pacífico News | El número de homicidios en México el año pasado fue más alto de lo que se pensó originalmente, y el instituto nacional de estadísticas INEGI informó el lunes que hubo 31.174 asesinatos en 2017.

Esa es la mayor cantidad desde que se comenzaron a guardar registros comparables en 1997, incluido el año pico de la guerra contra las drogas en México en 2011.

El Ministerio del Interior informó anteriormente de 29,168 homicidios en 2017.

Los datos del instituto de estadísticas se consideran más completos, ya que el INEGI visita morgues y registros públicos para recopilar información. El Ministerio del Interior cuenta con investigaciones de homicidios que podrían involucrar a múltiples víctimas, lo que podría representar una subestimación de los homicidios.

El INEGI dijo que la tasa de homicidios del año pasado se redujo a 25 por cada 100,000 habitantes, cerca de los niveles de Brasil y Colombia a 27 por cada 100,000 habitantes. La tasa de México fue de 20 por cada 100,000 personas en 2016.

Honduras y El Salvador, entre los países más letales del mundo, tienen tasas de homicidios de alrededor de 60 por cada 100,000. Algunas ciudades de los Estados Unidos, como Chicago, Detroit y Nueva Orleans, también superan la tasa de homicidios per cápita de México.

Pero algunas partes de México son singularmente violentas.

El estado más mortífero de México es Colima, en la costa del Pacífico, donde los homicidios aumentaron un 38 por ciento el año pasado a una tasa de homicidios de 113 por cada 100.000. La tasa en Baja California, hogar de la ciudad fronteriza de Tijuana, casi se duplicó cuando la Nueva Generación de Jalisco y los carteles de Sinaloa se enfrentaron por las rutas del narcotráfico.

“El país se encuentra en una crisis de seguridad pública”, dijo Alejandro Schtulmann, presidente de EMPRA, firma de riesgo político con sede en Ciudad de México.

Además de las peleas entre grupos criminales por territorio en estados como Baja California y Quintana Roo, el robo de combustible se ha vuelto más violento y los casos de extorsión están en aumento.

Los estados del centro de México como Guanajuato y Puebla, conocidos por su producción agrícola y su creciente base manufacturera, han visto un aumento en las tasas de homicidio en los últimos años debido al robo de combustible de los oleoductos operados por la compañía petrolera nacional, Petróleos Mexicanos.

“El problema ahora no es solo la tasa de homicidios”, dijo Schtulmann. “Más ciudadanos están siendo afectados por el crimen que nunca antes en la historia de México”.

Schtulmann señaló una ola reciente de crímenes contra la propiedad, homicidios sin precedentes de políticos en las elecciones de este año e intentos de extorsionar a negocios en barrios elegantes como Polanco en la capital mexicana como indicios de que la actividad criminal está invadiendo más territorio y afectando a más segmentos de la población.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien asume el cargo el 1 de diciembre, ha dicho que combatirá el crimen creando oportunidades educativas y de trabajo para los jóvenes desencantados.

Schtulmann considera que los planes de López Obrador son un poco vagos, y dice que México más que nada necesita mejorar las fuerzas de seguridad del estado, ya que los recursos federales apenas extendidos a menudo no pueden llegar a todos los puntos conflictivos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies