Ecuador principal proveedor de materia prima “Chocolates Valor”

Pacífico News | La fábrica de Villajoyosa, de 22.000 metros cuadrados, tiene 2 temperaturas enfrentadas, la caliente de fabricación, y la fría de envasado y conservación. Fabricar chocolate implica unos 10 pasos dando por inicio con la llegada del cacao a nuestras factorías, donde es escogido, mezclado conforme a las diferentes recetas, y torrado, para desprender la cascarilla y lograr todo el aroma y sabor.

Cuando está a más de 100 grados se desmenuza, convirtiéndolo en pequeños trabajos del cacao, que se muelen para conseguir la pasta de cacao. “El licor de cacao es ácido, sin azúcar y es como los mayas lo tomaban por su aporte de energía”, explica la supervisora, en una cata a pie de factoría.

No es coincidencia que el consumo se esté decantando por esta línea más natural: sin azúcar y con un porcentaje de cacao cada vez mayor. Estos productos son las 2 fortalezas de la compañía, conforme López, y apunta que la última tableta que ha salido al mercado tiene un 92 por ciento de cacao puro.

Este licor se mezcla con el resto de ingredientes azúcar, manteca de cacao o bien leche para conseguir los diferentes productos. Después se refina logrando un polvo muy, muy fino, y en el conchado se remueve el chocolate líquido a lo largo de múltiples horas a fin de que pierda acidez y humedad.

Llegamos de esta manera a la textura optima, 8vo. paso, donde el chocolate se somete a grandes cambios de temperatura que estan monitoreados y controlados de frío y calor, para jugar con la cristalización y lograr el brillo y la textura perfecta de los diferentes deribados del cacao.

Con el moldeado se logra la manera deseada y con el envasado se aísla al chocolate de sus 3 enemigos: “los cambios bruscos de temperatura, la humedad, y los olores fuertes”, apunta Pedro López.

“Si fuera un proceso lineal de producción el tiempo de fabricación de una tableta fluctuaría entre las 16 y 24 horas, en dependencia de la variedad”, calcula. Este proceso “no ha sufrido cambios, salvo en la demanda sobre el producto, la tecnología, y el envasado para prosperar la conservación”, remarca.

Producto, tendencias y consumo

Chocolates Valor debe su nombre al creador Valeriano López, al que llamaban Valor. Genera 21.000 toneladas cada año en sus 2 plantas de Villajoyosa y Ateca ubicadas en (Zaragoza – España), esta última adquirida en el año 2013 para llenar su gama de productos con las barras Huesitos y Tokke. La producción ha crecido 5.000 toneladas en los 3 últimos años su principal proveedor de la materia prima viene de Ecuador.

Las tabletas representan más o menos la mitad de la producción, las barras un 15 por ciento , los bombones otro 15 por ciento , y el resto se reparte entre el chocolate a la taza y las coberturas para pastelería.

Para Pedro López “el consumo de chocolate está ligado a estados de confianza y a darte un premio, con lo que no ha estado perjudicado en temporadas de grandes crisis y ahora la tendencia creciente va a ritmos correctos”.

De las instalaciones de Villajoyosa salen los chocolates base, tabletas, bombones, chocolate a la taza y coberturas industriales que se generan en 3 líneas de producción versátiles, una de ellas dedicada únicamente al chocolate sin azúcar. En la factoría trabajan 248 personas en 3 turnos, desde mediados de octubre a mayo, con 3 semanas en verano con menor actividad.

Chocolates Valor facturó 117 millones en 2017. El 85 por ciento lo produce el mercado nacional, el 10 por ciento las coberturas industriales, y un 5 por ciento la exportación a 55 países, si bien solo 5 aportan un 60 por ciento de las ventas.

De año en año lanza una media de diez novedades. Es, afirma citando un informe de Nielsen, la segunda marca fabricante de tabletas de chocolate de España (17,3 por ciento de la cuota de valor); primera en chocolate sin azúcar (70 por ciento de cuota) y líder en chocolate a la taza (39,8 por ciento ).

Su departamento de I+D+I cuenta con una planta laboratorio que contesta el proceso de producción, examina tendencias, y prueba nuevos cacaos en una cacaoteca. “El consumo va creciendo y evolucionando para ser más exigente con la calidad y más consciente con la salud, y con la sinceridad en la relación calidad costo. Es algo común en la nutrición y es buena señal”, asegura el presidente de la firma.

Chocolates Valor tiene una red de 33 chocolaterías, 5 propias, y un Museo por el que de año en año pasan 90.000 personas.
La fábrica de Villajoyosa, de 22.000 metros cuadrados, tiene 2 temperaturas enfrentadas, la caliente de fabricación, y la fría de envasado y conservación. Fabricar chocolate implica unos 10 pasos dando por inicio con la llegada del cacao a nuestras factorías, donde es escogido, mezclado conforme a las diferentes recetas, y torrado, para desprender la cascarilla y lograr todo el aroma y sabor.

Cuando está a más de 100 grados se desmenuza, convirtiéndolo en pequeños trabajos del cacao, que se muelen para conseguir la pasta de cacao. “El licor de cacao es ácido, sin azúcar y es como los mayas lo tomaban por su aporte de energía”, explica la supervisora, en una cata a pie de factoría.

No es coincidencia que el consumo se esté decantando por esta línea más natural: sin azúcar y con un porcentaje de cacao cada vez mayor. Estos productos son las 2 fortalezas de la compañía, conforme López, y apunta que la última tableta que ha salido al mercado tiene un 92 por ciento de cacao puro.

Este licor se mezcla con el resto de ingredientes azúcar, manteca de cacao o bien leche para conseguir los diferentes productos. Después se refina logrando un polvo muy, muy fino, y en el conchado se remueve el chocolate líquido a lo largo de múltiples horas a fin de que pierda acidez y humedad.

Llegamos de esta manera a la textura optima, 8vo. paso, donde el chocolate se somete a grandes cambios de temperatura que estan monitoreados y controlados de frío y calor, para jugar con la cristalización y lograr el brillo y la textura perfecta de los diferentes deribados del cacao.

Con el moldeado se logra la manera deseada y con el envasado se aísla al chocolate de sus 3 enemigos: “los cambios bruscos de temperatura, la humedad, y los olores fuertes”, apunta Pedro López.

“Si fuera un proceso lineal de producción el tiempo de fabricación de una tableta fluctuaría entre las 16 y 24 horas, en dependencia de la variedad”, calcula. Este proceso “no ha sufrido cambios, salvo en la demanda sobre el producto, la tecnología, y el envasado para prosperar la conservación”, remarca.

Producto, tendencias y consumo

Chocolates Valor debe su nombre al creador Valeriano López, al que llamaban Valor. Genera 21.000 toneladas cada año en sus 2 plantas de Villajoyosa y Ateca ubicadas en (Zaragoza – España), esta última adquirida en el año 2013 para llenar su gama de productos con las barras Huesitos y Tokke. La producción ha crecido 5.000 toneladas en los 3 últimos años su principal proveedor de la materia prima viene de Ecuador.

Las tabletas representan más o menos la mitad de la producción, las barras un 15 por ciento , los bombones otro 15 por ciento , y el resto se reparte entre el chocolate a la taza y las coberturas para pastelería.

Para Pedro López “el consumo de chocolate está ligado a estados de confianza y a darte un premio, con lo que no ha estado perjudicado en temporadas de grandes crisis y ahora la tendencia creciente va a ritmos correctos”.

De las instalaciones de Villajoyosa salen los chocolates base, tabletas, bombones, chocolate a la taza y coberturas industriales que se generan en 3 líneas de producción versátiles, una de ellas dedicada únicamente al chocolate sin azúcar. En la factoría trabajan 248 personas en 3 turnos, desde mediados de octubre a mayo, con 3 semanas en verano con menor actividad.

Chocolates Valor facturó 117 millones en 2017. El 85 por ciento lo produce el mercado nacional, el 10 por ciento las coberturas industriales, y un 5 por ciento la exportación a 55 países, si bien solo 5 aportan un 60 por ciento de las ventas.

De año en año lanza una media de diez novedades. Es, afirma citando un informe de Nielsen, la segunda marca fabricante de tabletas de chocolate de España (17,3 por ciento de la cuota de valor); primera en chocolate sin azúcar (70 por ciento de cuota) y líder en chocolate a la taza (39,8 por ciento ).

Su departamento de I+D+I cuenta con una planta laboratorio que contesta el proceso de producción, examina tendencias, y prueba nuevos cacaos en una cacaoteca. “El consumo va creciendo y evolucionando para ser más exigente con la calidad y más consciente con la salud, y con la sinceridad en la relación calidad costo. Es algo común en la nutrición y es buena señal”, asegura el presidente de la firma.

Chocolates Valor tiene una red de 33 chocolaterías, 5 propias, y un Museo por el que de año en año pasan 90.000 personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies