Donald Trump busca reforma migratoria que permita que muchos inmigrantes se queden en EE.UU.

Pacífico News | El presidente Donald Trump desea aprobar un proyecto de ley de reforma migratoria que podría conceder estatus legal a millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos de América.

“El instante es el conveniente para un proyecto de ley de inmigración, siempre que haya un acuerdo de las dos partes”, afirmó Trump a cronistas el martes en la Casa Blanca.

Donald Trump busca reforma migratoria que permita que muchos inmigrantes se queden en EE.UU.




El presidente está deseoso por aprobar un proyecto de ley de inmigración negociado y con acuerdos en su primer orden que no conceda un camino a la ciudadanía para millones de inmigrantes indocumentados, mas que dejaría a los inmigrantes indocumentados que no son criminales o bien violentos, vivir, trabajar y abonar impuestos en USA sin miedo a la deportación, afirmó un alto funcionario de la administración.

Un camino a la ciudadanía para aquellos en el país ilegalmente no sería una parte de la visión de Trump para este pacto, con la posible salvedad de los llamados “dreamers” los que llegaron ilegalmente a los U.S.A. siendo pequeños.

Las noticias sobre el apoyo del presidente a una reforma integral del sistema de inmigración de U.S.A. llegan en un contexto de acciones poco a poco más beligerantes por la parte de las autoridades de inmigración de todo U.S.A., quienes bajo la administración de D. Trump han encontrado una nueva libertad para deportar inmigrantes indocumentados que no han sido condenados por crímenes graves, el límite que se les ordenó cumplir con el orden del presidente Barack Obama.

Mas el nuevo deseo aparente de Trump de entregar estatus legal a muchos inmigrantes indocumentados que viven en U.S.A. asimismo marca un cambio sorprendente en las situaciones que defendió a lo largo de su campaña presidencial. Trump se centró en la necesidad de edificar un muro durante la frontera entre México y USA, y a lo largo de una gran parte de su campaña, solicitó que se deportasen a los once millones de inmigrantes indocumentados que viven en U.S.A..

Lo más próximo que llegó de solicitar un camino para la legalización de los inmigrantes indocumentados fue sus llamados para dejar que los “buenos” que habían sido deportados volviesen a los E.U. por medio de un proceso legal acelerado.

Los demócratas en Washington podrían estar abiertos a trabajar con la administración en una reforma negociada, afirmaron fuentes, mas el escepticismo se sostuvo sobre las auténticas pretensiones de Trump el martes y los legisladores apuntaron que desearían ver más de una parte del presidente, y que haya acciones menos beligerantes, antes de creerle.

Abordar la reforma de inmigración sería otro esmero legislativo masivo, que se sumaría a los objetivos ya ambiciosos de Trump de derogar y sustituir Obamacare y aprobar un bulto de reforma fiscal.

Quizá sería la última prueba de las cualidades de negociante de Trump, de las que charló mucho a lo largo de la campaña electoral.

Respaldar un camino para la legalización de millones de inmigrantes indocumentados podría incordiar a su base de seguidores, muchos de los que asistieron a Trump desde el comienzo debido a su situación polémica y de línea dura sobre la inmigración.

Mas el funcionario del gobierno afirmó que Donald Trump no ve el proyecto de ley como algo que necesariamente trastornaría la base de seguidores Trump, destacando que debería haber un “ablandamiento en los dos lados”.

“Debe de ser una negociación”, afirmó el funcionario, argumentando que el proyecto de ley teóricamente podría hacer feliz a la gente tanto “de la extrema derecha” como de la “extrema izquierda”, y es una negociación en la que el presidente piensa que podría ser un intercesor triunfante, afirmó.

El presidente piensa que la nación está ahora en una situación en la que puede aprobar leyes de inmigración tras décadas de sacrificios errados, y piensa que el país está “agotado”.

“Ha de haber un punto de encuentro”, afirmó el funcionario.

En privado, los activistas de la inmigración en los dos lados del fantasma piensan que pueden hacerse acuerdos a lo largo del orden de Trump, si bien la incorporación de un “camino a la ciudadanía” para los millones de personas que viven ilegalmente en Estados Unidos de América prosigue siendo un punto bastante difícil.

“La gente estaría presta a discutirlo”, afirmó un consultor demócrata del Congreso, que trabaja en temas de inmigración.

Para los demócratas, “hay una apertura a discutir opciones que pueden quedar cortas de un camino completo cara la ciudadanía”, añadió el consultor.

No obstante, prosigue habiendo un escepticismo sano sobre si la Casa Blanca tiene pretensiones auténticas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies